¿Qué es la displasia?

La displasia de cadera o codo es una consecuencia ó enfermedad, ósea, que no se manifiesta en primera instancia, después del nacimiento del cachorro, sino mucho después. A partir de los cuatro o cinco meses, en casos graves, pueden aparecer los primeros síntomas. Es una enfermedad degenerativa que tiene lugar por una mala formación de las articulaciones de la cadera y codos del perro.

Primeros síntomas de displasia

Las consecuencias más inmediatas se manifiestan en señales en forma de cojera, dificultad del animal para sentarse o reincorporarse para levantarse, en definitiva, dificultades de movimiento. El desarollo de los movimientos de su vida normal se le complican y resultan muy costosas cosas tan sencillas como el simple hecho de subir escaleras.

Como he comentado anteriormente los casos más extremos suelen aparecen como edad temprana a los cuatro meses. Si tu cachorro pasa de los cuatro meses y hace vida normal no quiere decir que tu perro valla a librarse de sufrir las consecuencias de la displasia de caderas y codos. Hasta el primer año de vida, como mínimo, pueden aparecer los síntomas de que las articulaciones no han llegado a una formación óptima para poder disfrutar de una forma de vida saludable.

Ejemplares potencialmente afectados

SanBernardo

La displasia tiene lugar en perros de muchas razas. El labrador retriever, el golden retriever, el pastor alemán, el san bernardo y muchas más razas, sobre todo las que podemos relacionar con perros de crecimiento rápido, razas de tamañao grande, son las que son más propensas a padecer displasia de caderas y codos.

Aproximadamente uno de cada cuatro labradores es displasico, grave, en el mundo, es decir un 25 por ciento. El Golden retriever el pastor alemán tienen índices simales al de labrador retriever. Así que cuando vayas a incorporar un perro que sea propenso a esta enfermedad en tu casa, no está de más, que hagas lo posible para que tu elección sea acertada y el cachorro que elijas sea, en el futuro, un perro sano. Acude a un criador especialista, honrado y estudia por tu cuenta que debes hacer para comprobar que realmente estás ante una buena opción.

En el siguiente enlace podrás ver una extensa lista de razas de perros potencialmente afectados por la displasia.

En esta base de datos se indican las razas de perro más afectadas por la Displasia de Cadera. Se realizó obteniendo por lo menos 100 evaluaciones en cada raza desde enero 1974 hasta diciembre de 2010 (en la lista aparecen algunas razas de gatos). Puedes consultarla pinchando AQUI

Por cierto, el labrador retriever está en el puesto 85

Motivos que dan lugar a la displasia de caderas y codos.

Los motivos que por los que un perro puede verse afectado por la displasia tienen origen tanto genético, heredado de sus progenitores, como ambientales, provocados por una forma de vida y costumbres inadecuadas.

Geneticamente:

La herencia genética determinará en gran medida si tu cachorro será o no displásico. Son varios o muchos los genes que determinan si un perro será o no displásico, cosas que hace muy difícil su diagnóstico en el futuro.

Siempre que vayas a comprar un cachorro cuídate bien que los padres estén libres de displasia con certificados oficiales y que estos certificados provengan de organismos fiables y serios como AVEPA o BVA. Con esta medida reducirás a menos de la mitad la probabilidad de que tu cachorro sea en el futuro un perro displásico. Además elije un criador serio buscando recomendaciones fiables.

Un ejemplar consigue su certificado “libre de displasia” cuando una vez que ya haya llegado a desarollar completamente el crecimiento, cosa que se considera en el labrador retriever a partir de los doce meses, se le radiografían las caderas y codos y estas radiografías las evalúan un grupo de profesionales y califican con una graduación ya sea por letras o números. Estos índices darán una evaluación de la salud del ejemplar en cuestión.

Ambientalmente

La forma de vida que tiene un perro influye mucho en su salud. Todas las circunstancias que rodean a un perro pueden favorecer o perjudicar a tu perro. Por ejemplo sueles resbaladizos, mala alimentación, sobrepeso, exceso de ejercicio, sobre todo durante el crecimiento, gestos antinaturales para un perro como subir escaleras etc… son hábitos que perjudican la salud de sus articulaciones.

Disgen

A día de hoy gracias a nuevos estudios podemos contar con un sistema que predice la disposición de nuestro cachorro, desde su nacimiento, a ser o no ser displásico.

Como ya he mencionado anteriormente la displasia puede transmitirse de generación en generación por la combianacion de genes que determinan la enfermedad. Se puede dar el caso de perros que no desarrollan la enfermedad pero sí que son portadores de estos génes y que transmiten a sus hijos, los cuales, si que pueden verse afectados y resultar displásicos.

Hasta ahora solo podíamos valernos de las radiografías para determinar si un perro estaba sano pero no podíamos saber que escondían sus génes y por lo tanto podría transmitir a su descendencia.

A día de hoy se han localizado siete marcadores genéticos responsables del desarrollo de la displasia de caderas en labradores, esto es para caderas y no válido o aplicable a los codos por ahora.

Se analizaron, para llegar a esta conclusión, muestras de sangre de 700 perros de pura raza y distintos grados de displasia según la escala de la FCI.

El resultado de este estudio es lo que conocemos como DYSGEN para labrador retriever. Con un análisis de sangre podremos saber cuantos de estos marcadores se encuentran presentes en el genoma de nuestro animal, en concreto, y lo que estamos determinando es la predisposición genética de desarollar esta enfermedad en el animal analizado.

Hambientalmente la forma de vida hábitos, costumbres y en definitiva todo lo que tenga que ver con el medio habiente en el que crece tu cachorro determinarán la salud de sus articulaciones, cosas perjudiciales como por ejemplo excesivo ejercicio en edad de crecimiento, el sobrepeso es un gran enemigo de la salud de las caderas, suelos excesivamente resbaladizos donde el cachorro patina constantemente, un accidente, golpe fortuito, serán factores que determinarán la su salud y no están relacionados con sus génes sino con su forma de vida.

Radiografías para conocer el estado de la salud de sus articulaciones

Para determinar el grado de displasia sobre las radiografias de caderas se traza el ángulo de Norberg. Consiste en trazar una línea que va desde el centro de una cabeza del fémur, al centro de la otra. Después se continua el calculo trazando otra lína que pase por el borde acetabular dorsal, formando así un ángulo con la linea anterior. Según la amplitud del ángulo tendremos un resultado el cual es la evaluación de las caderas. Esa evalucación será dependiendo del organismo por letras o por números.

Radiografía de caderas sanas

Radiografía de caderas sanas

Prevenir la displasia

Si piensas adquirir un cachorro de labrador y minimizar la posibilidad de que resulte displásico en el futuro y por lo tanto en este aspecto llegue a ser un perro sano debes de partir de una sería de cuestiones que debes de tener en cuenta.
Está comprobado que de padres sanos el indice de displasia se reduce por lo tanto los padres del cachorro que vayas a comprar deben de estar libres de displasia. Esto debe de demostrártelo el criador mostrándote y pasándote una copia de los certificados de salud evaluados con buenos resultados.

Los buenos resultados, para mi son:

A la hora de considerar unos buenos resultados en los certificados de salud de unos reproductores tengo en cuenta que las caderas sean A o B y codos 0, en caso de que los certificados sean de AVEPA. Para yo criar con un perro o perra con codo 1 sería un caso muy excepcional, esto es en caso de pruebas de AVEPA.

Para los resultados de BVA, cuyos resultados vienen evaluados por caderas de forma independiente una de la otra y con números, yo tengo en cuenta que cuanto más próximo estén a cero mejor y que una cadera no pase nunca de 10.

Radiografía de caderas diplásicas

Radiografía de caderas diplásicas

Para otros organismo como AMVAC solo aceptaría caderas A y codos 0, ya que por experiencia personal, que es algo que no puedo probar, he llegado a la clara conclusión de que no todos los organismos son iguales de exigentes. Esta es mi opinión. Como se suele decir cada maestrillo tiene su librillo y yo me rijo por estas pautas. Las cuales son las que recomiendo y baso en mis conocimientos y experiencia.

Durante el crecimiento del cachorro evita el ejercicio en exceso. Un cachorro desde los dos hasta los seis meses de vida no necesita mas de diez minutos de ejercicio durante su paseo y desde los seis hasta el año tampoco lo excedas más alla de paseos de treinta a cuarenta y cinco minutos.
La alimentación, sana y adecuada a la raza acorde a su edad y sus necesidades energéticas determinarán en gran medida su salud.

El sobrepeso hay que evitarlo a toda costa ya que este es un gran enemigo de la buena salud de las articulaciones durante toda la vida y sobre todo en época de desarrollo y crecimiento.

Evitar suelos deslizantes donde el animal resbala constantemente o ejercicios impropios como saltos de forma continuada es lo ideal para evitar la displasia de caderas y codos en nuestros perros.

Ficha del producto
Valoracioin
Antonio
Producto
La displasia es una gran enemiga del labrador retriever y en parte es evitable.
5